jueves, 2 de junio de 2011

Llegada de la Fortuna
Es un ser místico, mágico y amoroso.

PISHIOU. Los chinos lo llaman “bestia de la fortuna”. Esta bestia con aspecto de león tiene la cabeza de un dragón, el cuerpo de un caballo, las piernas de un chilin, y es capaz de volar. El Pishiou es poderoso y feroz, trabaja como un guardia de seguridad de los cielos, resistiendo contra demonios y fantasmas. Al igual que el dragón y el chilin, Pishiou trae alegría y buena suerte a la gente, así como posee una función de exorcismo. Lo que le diferencia de chilin es que Pishiou es un animal feroz que tiene una fuerte voluntad en proteger a su dueño. Esa es la razón por la que muchos chinos llevan un Pishiou de jade o de algunas piedras preciosas específica.
El Pishiou tiene 26 imágenes o aspectos y 49 encarnaciones. Como cuenta la mitología china, Pishiou es el último hijo del Rey Dragón. Oro, plata, joyas y todos los demás tesoros forman parte de la comida esencial de Pshiou. Eso da a Pishiou un temperamento noble, el cual le ayudó a ganarse el amor del Emperador de Jade y del Rey Dragón. Un día, quizás porque comió demasiado, desahogó sus intestinos en el palacio del Emperador de Jade. El emperador enfadado le golpeó y le quitó el ano. Cuando las noticias se divulgaron entre los chinos, ellos consideraron a Pishiou como un animal de buen augurio que puede ayudar en hacer fortunas.
Entonces, Pishiou se caracteriza por un rasgo poco común de tener boca pero no órgano excretor. Esto simboliza ahorrar pero no derrochar. Las personas aspiran a ser como el Pishiou a no derrochar, o perseguir sin fin la suerte y la fortuna.
Generalmente se considera que Pishiou representa el cambio de la moneda extranjera, acciones, finanzas, carreras de caballos y otros medios de la buena suerte que generan dinero. La tradición dice que es bueno colocar una estatua de Pishiou en los comercios, empresas y lugares de trabajo. Pishiou puede proteger casas, exorcizar demonios y aumentar la fortuna para su dueño. Sin embargo, existen algunos tabúes en colocar a Pishiou, como llevarlo consigo.
Una peculiaridad del Pishiou es que si el dueño ha infringido la ley, también la ley divina y la ley de la naturaleza, o cometen crímenes, entonces ya no funcionará para el dueño.
Hay un dicho que dice: “toca un Pishiou una vez y obtendrás buena suerte, dos veces y conseguirás dinero y tesoro, y tres veces obtendrás poder y posición.”

Si a alguien le interesa saber más o tener este ser para que nos acompañe, envíanos un mail a ecovidabella@ecovidabella.com